El síndrome del edificio enfermo

EdificioEnfermo

INTRODUCCIÓN

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estableció en 1992 el concepto de Síndrome del Edificio Enfermo y desde entonces se han realizado numerosos estudios sobre este tema.

Es necesario alertar a la población de los peligros que para nuestra salud entraña el Síndrome del Edificio Enfermo.

Los edificios enfermos son una parte de los edificios que presentan problemas. Estos edificios están, generalmente, equipados con aire acondicionado, aunque también pueden estar ventilados de forma natural.

Desde el punto de vista psicológico las principales consecuencias son depresión, falta de concentración, ansiedad o un anormal estado de nervios.

Las medidas preventivas más importantes para curar el Síndrome del Edificio Enfermo son llevar a cabo labores de limpieza y mantenimiento.

Es fundamental la aplicación de los procedimientos y protocolos precisos para el cumplimiento de la legislación sanitaria nacional y europea así como la norma Ecolabel. Los productos ecoetiquetados satisfacen importantes criterios medioambientales.

La implantación de la citada norma en oficinas y centros de trabajo no cuenta con el mismo nivel de establecimiento que en el resto de Europa, donde la casi totalidad de las empresas exigen el sello.

En ese sentido, la mayoría de nuestras empresas nacionales no están acreditadas para certificar sus procedimientos y protocolos de higiene y sanidad ambiental.

Se puede certificar, por ejemplo, que un espacio está libre de alérgenos. Los alérgenos, como vemos más adelante, son de las partículas que más favorecen el Síndrome del Edificio Enfermo.

¿QUÉ ES EL SÍNDROME DEL EDIFICO ENFERMO?

Según la Organización Mundial de la Salud, el Síndrome del Edificio Enfermo es un conjunto de enfermedades originadas o estimuladas por la contaminación del aire en estos espacios cerrados.

Dichas enfermedades normalmente son causadas por la mala ventilación, la descompensación de temperaturas, las partículas en suspensión, los gases y vapores de origen químico y los bioaerosoles, entre otros agentes causantes.

Los tipo de malestares que producen y estimulan estas situaciones son varios: jaquecas, náuseas, mareos y vértigos, resfriados persistentes, irritación de las vías respiratorias, irritación de piel, ojos, nariz y garganta, sequedad en membranas mucosas y piel, ronquera, erupciones cutáneas y eczemas, fatiga mental, sinusitis…Uno de los síntomas más frecuentes son las alergias.

¿CÓMO SE RECONOCE UN EDIFICIO ENFERMO?

En la práctica, estos edificios tienen, según la OMS, una serie de características comunes:

  • Suelen tener un sistema de ventilación forzada que es común a todo el edificio o a amplios sectores y existe recirculación parcial del aire.

Algunos edificios tienen la localización de las tomas de renovación de aire en lugares inadecuados mientras que otros usan intercambiadores de calor que transfieren los contaminantes desde el aire de retorno al aire de suministro.

  • Con frecuencia son de construcción ligera y poco costosa.
  • Las superficies interiores están en gran parte recubiertas con material textil, incluyendo paredes, suelos y otros elementos de diseño interior, lo cual favorece una elevada relación entre superficie interior y volumen.
  • Practican el ahorro energético y se mantienen relativamente calientes con un ambiente térmico homogéneo.
  • Se caracterizan por ser edificios herméticos en los que, por ejemplo, las ventanas no pueden abrirse.

CAUSAS QUE ORIGINAN EL SINDROME DEL EDIFICIO ENFERMO

Los factores que contribuyen al síndrome se relacionan con el diseño del ambiente construido, y puede incluir combinaciones de algunas o todas las siguientes causas:

  • Interior contaminación del aire.
  • Perfumes artificiales.
  • Mal funcionamiento de mecanismos, que provocan irritación y olores.
  • Pobre o inapropiada e incluso excesiva iluminación (incluyendo solo limitados accesos a la luz natural). La excesiva iluminación genera reflejos en las pantallas de trabajo de los puestos administrativos.
  • Pobre calentamiento o enfriamiento de las estancias y/o ventilación.
  • Mal diseño, construcción y mantenimiento de los sistemas de aire acondicionado y de ventilación.
  • Mal posicionamiento de los sistemas de calefacción y aire acondicionado.
  • Mala acústica.
  • Materiales de construcción, decoración, y muebles contaminantes (asbestos, vidrio, textiles,…)
  • Material utilizado para el trabajo de oficina y limpieza (el ozono desprendido por las fotocopiadoras, los biocidas, los productos de limpieza, los desodorantes, …)
  • Pobres diseños de muebles y equipos (monitores de ordenador, fotocopiadoras, etc.).
  • Pobre ergonomía.
  • Contaminación química (humo de tabaco, dióxido de carbono, …)
  • Contaminación biológica que produce alergias (aerosoles biológicos, bacterias, virus, hongos, ácaros, …)

En un “edificio enfermo”, además, los síntomas pueden incluir altos niveles de empleados enfermos o absentismo, baja productividad, baja satisfacción laboral y alta rotación de empleados.

SOLUCIONES

  1. Remover o eliminar las fuentes o focos de contaminación o su modificación, es la mejor solución para acabar con el Síndrome del Edificio Enfermo: mantenimiento de  sistemas de Ventilación-Calefacción-Aire acondicionado.
  2. Reemplazo de cielos rasos, paredes y carpetas sellados al agua.
  3. Restricciones severas a fumar.
  4. Almacenar fuera o en áreas muy bien ventiladas las fuentes de emisiones de contaminantes de pinturas, adhesivos, solventes, pesticidas.
  5. Uso de esos contaminantes durante periodos de no ocupación de personal en oficinas.
  6. Cambiando de situación y emplazamiento las fuentes de frío y calor, así como los sistemas de renovación de aire para que nunca estén sobre las cabezas o sobre los cuerpos de las personas que conviven en las estancias.
  7. Creando normas básicas para que las condiciones ambientales para estancias en la que tengan que convivir varias personas sean las adecuadas, de acuerdo con los criterios de calidad del aire:
  • Temperatura
  • Humedad
  • Renovación del aire

Los parámetros de estas magnitudes vienen definidos en la NTP-289. La temperatura ideal estará en torno a los 22 a 24º con un índice de humedad que no cree la sensación de agobio.

BIBLIOGRAFIA

 

¿Necesitas más info? :  GUIA definitiva sobre documentos para la Coordinación de Actividades Empresariales

 

  • foto_sonia2Sonia García Romero.
    Ingeniera Civil, Técnica de Prevención de Riesgos, Formadora.
    Tfno.: 639.454.354
    Email: sgarcia040675@hotmail.com

About the Author

Sonia García Romero

No Comments

Deja un comentario

Uso de cookies

Usamos cookies propias y de terceros, con finalidades de análisis, seguridad y gestión de preferencias. Si continua navegando, entendemos que acepta nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies