Riesgos laborales de la mujer embarazada

mujer_embarazada

En esta primera parte, voy a comentar los riesgos laborales a los que está sometida una mujer embarazada en su trabajo, incidiendo en los principales Agentes Físicos a los que esta puede estar expuesta, y las medidas preventivas que debe adoptar.

En otro próximo artículo se hablará más ampliamente de otro tipo de agentes a los que la embarazada está expuesta, como son los Agentes Químicos y Biológicos.

I. RIESGOS LABORALES EN EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA

El embarazo es un estado fisiológico de la mujer y no una enfermedad, por lo  que en la actualidad la mayoría de las mujeres trabajan durante el embarazo y reanudan su actividad profesional durante el período de lactancia.

Sin embargo, el embarazo está ligado al concepto de riesgo, ya que transforma a la  embarazada en una trabajadora especialmente sensible a determinadas condiciones  laborales.

Esto es debido, en gran parte, a que las mujeres sufren cambios fisiológicos durante el embarazo. Se producen importantes cambios en el organismo que  producen una mayor sensibilidad a los agentes tóxicos y a la fatiga física.

Estos  cambios se producen tanto a nivel físico como psíquico. A nivel fisiológico, los cambios son fundamentalmente en el ámbito cardíaco, circulatorio, endocrino y  metabólico. Estas alteraciones, si bien no son factores de riesgo en sí, pueden suponer una sobrecarga para la mujer trabajadora.

Actualmente la normativa española no contempla qué riesgos deben ser  evaluados, no obstante la referencia se toma de la Directiva 92/85/CEE de  protección del embarazo y lactancia. En su Anexo I: Lista no exhaustiva de los agentes procedimientos y condiciones de trabajo que deben ser evaluados; y Anexo II: Prohibiciones de exposición a determinados agentes o condiciones de  trabajo.

II. AGENTES FÍSICOS.

II.1. VIBRACIONES, GOLPES, MOVIMIENTOS BRUSCOS.

Las vibraciones se transmiten al cuerpo por continuidad a partir de cualquier  medio: sólido, aire, agua. La dirección dependerá del lugar de contacto con la  fuente emisora.

Medidas preventivas frente a vibraciones, choques y movimientos bruscos

–  La trabajadora embarazada y de parto reciente debe evitar la exposición prolongada a vibraciones mecánicas en todo el cuerpo y baja frecuencia  pues puede incrementar el riesgo de parto prematuro o recién nacido de bajo peso, además de dorsalgias y trastornos de aparato digestivo.

II.2. RUIDO

Medidas preventivas frente al ruido

– Evaluación del riesgo. La evaluación de la exposición al riesgo tiene que  incluir la identificación de cada lugar de trabajo, con el tiempo de  permanencia diaria del trabajador y la medición del nivel de intensidad del  ruido.

– Disminución de la intensidad de la fuente de ruido (prevención primaria). Esto es tarea de los diseñadores industriales, de las empresas en el momento de comprar la maquinaria, de su mantenimiento, e incluso si es posible hay que aislar al trabajador en cabinas insonorizadas.

– Deben establecerse medidas de atenuación del ruido ambiental o si ello no es posible, hacer un cambio temporal de puesto o de tareas de la embarazada.

– Es preciso tener en cuenta que la utilización de EPIS por parte de la madre no representa para el feto una protección frente a este peligro físico.

II.3. RADIACIONES

Se denomina radiación a la emisión y propagación de energía. Las radiaciones son ondas electromagnéticas, emitidas por determinadas materias y equipos, algunas creadas por el hombre como las máquinas de Rayos X, y otras naturales como el Sol.

La exposición a esa energía conlleva algunos peligros para la salud de los seres los humanos. Las fuentes creadas por el hombre son, entre otras, equipos electrónicos (como hornos de microondas y televisores), fuentes médicas (como Rayos X, algunos equipos para diagnóstico y tratamiento) y la energía liberada por  las pruebas de armas nucleares.

II.3.1. RADIACIONES IONIZANTES

Radiaciones alfa.
Radiaciones beta (ß).
Radiaciones gamma.
Rayos X.

Medidas preventivas frente a la radiaciones ionizantes

Normas generales de protección:

– Delimitación de zonas: el espacio donde se manipulen o almacenen  materiales radioactivos, o generen radiaciones debe estar perfectamente  delimitado y señalizado (vigilada, controlada, de permanencia limitada o de acceso prohibido).

El acceso a estas zonas de be estar controlado permitiendo el acceso solo a personal autorizado y especializado.

– Formación del personal.
– Vigilancia médica.

– Limitar el tiempo de exposición.

– Disminuir la distancia al foco de emisión.

– Utilizar pantallas y/o blindajes.

– EPIS en caso de exposición directa (delantales, guantes y gafas especiales de plomo).

II.3.2. RADIACIONES NO IONIZANTES

Este tipo de radiaciones han aumentado considerablemente en los últimos años, tanto en la industria como en la vida común, debido al auge de productos electrónicos que usan o emiten radiaciones.
Las radiaciones más importantes son:  microondas (MO), infrarrojos (IR) y ultravioleta UV).

Medidas preventivas frente a radiaciones no ionizantes

– Como norma general, la exposición a radiaciones disminuye a medida que aumenta la distancia entre el foco emisor y la mujer embarazada.

– La señalización de las zonas de exposición (control informativo), es muy conveniente cuando la radiación tiene cierta importancia.

– El uso de protecciones individuales se limita al caso de radiaciones IR o UV.

– Realizar mediciones de los niveles de radiación existentes y valorarlos.

– Realización de reconocimientos médicos específicos y periódicos, al personal expuesto.

– Debe limitarse el tiempo de exposición a las radiaciones.

II.4. TEMPERATURAS EXTREMAS: CALOR Y FRÍO.

Medidas preventivas frente a temperaturas extremas:

Según la directiva marco 89/391/CEE y Real Decreto 486/1997 de Lugares de trabajo y Real Decreto 1627/1997 de Construcción, las condiciones térmicas más adecuadas para trabajos sedentarios son de 17ºC a 27ºC, y para trabajos ligeros de 14ºC a 25ºC.

– Las trabajadoras embarazadas no deben estar expuestas a calor ni frío excesivo y prolongado en el lugar de trabajo.

– Debe proporcionarse ropa de trabajo adecuada a cada una de las temperaturas de exposición.

Si te ha gustado el artículo compártelo en las redes sociales mediante los botones de abajo. ¡Gracias!

foto_soniaSonia García Romero.
Coordinadora de Seguridad y Salud y Técnica de Prevención en búsqueda activa de empleo.
Tfno.: 639.454.354
Email: sgarcia040675@hotmail.com
Linked-in: https://www.linkedin.com/profile/view?id=121082063

About the Author

Sonia García Romero

No Comments

Deja un comentario

Uso de cookies

Usamos cookies propias y de terceros, con finalidades de análisis, seguridad y gestión de preferencias. Si continua navegando, entendemos que acepta nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies