N.T.P. 442: Investigación de accidentes-incidentes: procedimiento

plantilla_img_articulos

1. INTRODUCCIÓN

La Ley de Prevención de Riesgos Laborales (L.P.R.L.) en su art. 16.3 obliga al empresario a “investigar los hechos que hayan producido un daño para la salud en los trabajadores, a fin de detectar las causas de estos hechos”.

Para cumplir con ello, el empresario se plantea:

¿Qué accidentes se deben investigar?

¿Quién debe investigarlos?

¿Cómo deben investigarse?

¿Existe un modelo oficial o estandarizado para la investigación?

Para la mayoría de esas preguntas la L.P.R.L. no da una respuesta ya que esta lo que exige es la consecución de un objetivo: “detectar las causas de los accidentes”, pero no define ni concreta los medios o recursos necesarios a utilizar para alcanzar ese objetivo.

La presente NTP pretende, con criterios técnicos, dar respuesta a esas y otras preguntas que el empresario pueda formularse; incluyendo un modelo tipo que constituye una propuesta para facilitar al empresario la tarea de investigar accidentes.

2. ¿QUÉ ACCIDENTES SE DEBE INVESTIGAR?

Si nos ceñimos al art. 16.3 de la L.P.R.L., la obligación del empresario se extiende a investigar todos aquellos accidentes con consecuencias lesivas para los trabajadores afectados.

¿ES SUFICIENTE CON ELLO?

Sí, si el objetivo de la empresa es cumplir formalmente con el texto articulado de la ley.

Ahora bien, debido a que esta ley deja muchas lagunas e interrogantes respecto de este tema, si la empresa persigue mejorar la prevención y hace una interpretación amplia de la L.P.R.L., no será suficiente.

La investigación deberá extenderse a TODOS los accidentes, incluidos aquellos que no hayan ocasionado lesiones a los trabajadores expuestos, es decir, a los “accidentes blancos”, popularmente denominados “incidentes”.

Su investigación permitirá identificar situaciones de riesgo desconocidas o infravaloradas hasta ese momento e implantar medidas correctoras para su control, sin que haya sido necesario esperar a la aparición de consecuencias lesivas para los trabajadores expuestos.

3. OBJETIVOS DE LA INVESTIGACIÓN

La investigación de accidentes tiene como objetivo principal la deducción de las causas que los han generado a través del previo conocimiento de los hechos acaecidos.

Alcanzado este objetivo, los objetivos inmediatos persiguen rentabilizar los conocimientos obtenidos para diseñar e implantar medidas correctoras encaminadas, tanto a eliminar las causas para evitar repetición del mismo accidente o similares, como aprovechar la experiencia para mejorar la prevención en la empresa.

Todo accidente es una lección, y de su investigación se debe obtener la mejor y la mayor información posible, no sólo para eliminar las causas desencadenantes del suceso y así evitar su repetición, sino también para identificar aquellas causas que propiciaron su desarrollo.

El conocimiento y control de dichas causas han de permitir detectar fallos en la organización de la prevención en la empresa y su control va a significar una mejora sustancial en la misma.

No obtener de cada accidente la mayor y mejor información posible, sería un despilfarro inadmisible, incomprensible y de difícil justificación.

Ello exige realizar la investigación partiendo de la premisa de que rara vez un accidente se explica por la existencia de una sola o unas pocas causas que lo motiven; más bien al contrario, todos los accidentes tienen varias causas que suelen estar interrelacionadas. Es decir, se debe tener una visión pluricausal del accidente.

4. ¿COMO INVESTIGAR ACCIDENTES?

Respondiendo a esta cuestión se debe convenir que no existe un método único ni de valor universal para la Investigación de Accidentes.

Cualquier método es válido si garantiza el logro de los objetivos perseguidos.

Ahora bien, estudiar un accidente cuando se acepta de principio que sus causas pueden ser numerosas, de ámbitos diferentes y además interrelacionadas, representa una actividad analítica compleja, y por ello conviene disponer de un método, o proceso establecido que defina, o al menos oriente, qué tareas hay que realizar y en qué orden.

La utilización del “método del árbol de causas” (ver NTP 274.91) que se apoya en una concepción pluricausal del accidente, es una herramienta de gran ayuda para todo aquel que precise y persiga profundizar en el análisis causal.

El árbol causal es un diagrama que refleja la reconstrucción de la cadena de antecedentes del accidente, indicado las conexiones cronológicas y lógicas existentes entre ellos.

Iniciándose en el daño producido o en el incidente, y a través de la formulación de algunas preguntas predeterminadas, el proceso va remontando su búsqueda hasta completar el árbol.

5. ¿QUIÉN DEBE INVESTIGAR?

Aunque la respuesta a esta cuestión está muy condicionada al tipo de empresa y estructura de la misma y por consiguiente no cabe una consideración general ni aplicable a todas las empresas, en esta NTP se propone:

INVESTIGACIÓN DE LÍNEA

La persona clave en la ejecución de una investigación de línea, que debiera realizarse en TODOS los accidentes e incidentes acaecidos, es el Mando Directo del sector o área en que se produce el suceso.

Ello es así por distintos motivos, entre los que conviene destacar:

• Conoce perfectamente el trabajo y su ejecución.
• Conoce estrechamente a los trabajadores por su contacto continuo.
• Presumiblemente será el que aplicará las medidas preventivas.

El Mando Directo debería iniciar en todo caso la investigación y recabar el asesoramiento y cooperación de especialistas en casos en que surjan dificultades en la identificación de las causas o en el diseño de las medidas a implantar.

INVESTIGACIÓN ESPECIALIZADA

La realiza el Técnico de Prevención de la empresa afectada, asesorado en su caso por especialistas técnicos de las diversas áreas y acompañado por el mando directo y otro personal de la línea relacionado con el caso.

Esta investigación se debe realizar en casos especiales o complejos entendiendo por tales, entre otros, algunos de los supuestos siguientes:

• Accidentes graves o mortales
• Incidentes o accidentes leves de los que se deduzca una mayor potencialidad lesiva.
• Todos aquellos casos en que lo solicite la línea.
• En los casos dudosos del informe de la línea.
• En supuestos repetitivos.

Dado que, como se ha dicho, el objetivo principal y último de toda investigación es identificar las causas del accidente y éstas son normalmente múltiples, de distinta tipología e interrelacionadas, es necesario profundizar en el análisis causal a fin de obtener de la investigación la mayor y la mejor información posible.

Ello entraña un grado de complejidad que dificulta la tarea de investigación y por ello, el ideal a conseguir sería que toda investigación fuera realizada por un grupo o equipo en el que estuvieran presentes el Técnico de Prevención, el Mando Directo y otro personal de línea relacionado con el caso y con el asesoramiento necesario de especialistas técnicos en la materia que se investigue.

6. PROPUESTA DE MODELO DE FORMULARIO PARA INVESTIGAR ACCIDENTES

El modelo a utilizar para Investigar Accidentes-Incidentes es un documento base de gran importancia a efectos de la gestión de la prevención en la empresa.

Aquí adjunto uno del INSHT, pero hay gran variedad de modelos tipo, incluso en la propia NTP 442 tenéis un modelo bastante completo:

http://www.insht.es/InshtWeb/Contenidos/Documentacion/TextosOnline/Folletos/Seguridad/INVAC/invac.pdf.

A su vez, habrá de servir para que la empresa, con su utilización, cumpla con dos obligaciones legales:

• Investigar accidentes (art. 16.3 L.P.R.L.)
• Soporte documental de los accidentes investigados (art. 23 L.P.R.L.)

¿Cómo debe ser el modelo?

Al no existir un modelo normalizado y de obligado cumplimiento ni estar tampoco definido su contenido mínimo ni como debe estructurarse y tratarse la información recogida, el modelo a utilizar debe ajustarse a cada empresa (tipo, estructura, organización…) a fin de que le permita y le facilite cumplir con sus obligaciones legales.
El modelo a utilizar debe, en todo caso, satisfacer unas mínimas condiciones, entre ellas:

• Debe ser sencillo, de modo que su utilización sea fácil.

• Debe ser concreto, de modo que facilite la gestión de los datos que en el mismo se contengan, que a su
vez serán aquellos que la empresa haya considerado necesarios e imprescindibles para cumplir con la
finalidad para la que se ha diseñado: identificar las causas de los accidentes y facilitar la mejora de la
planificación y gestión de la prevención.

• Debe ser claro, de modo que el analista no tenga dudas ni tenga que hacer interpretaciones durante su cumplimentación.

En resumen, su sencillez, concreción y claridad deben evitar posteriores investigaciones especializadas.

¿Qué contenido debe tener?

Se van a exponer unas líneas o directrices generales que permitan a cada usuario “elaborar un modelo a su medida”. Entre ellas:

• Deben contemplarse y estructurarse todos aquellos campos de datos necesarios para la correcta gestión del accidente: Identificación del accidentado; del lugar; donde y cuándo se produjo el accidente; agente material causante y, en su caso, parte del agente; etc….

• Debe permitir y facilitar al investigador profundizar en el análisis causal, objetivo prioritario y principal de toda Investigación de Accidentes.

Para ello, será de gran ayuda que se contengan, aunque sea a título orientativo, listados de causas de distinta tipología (organizativas, materiales, personales,…) que el analista pueda consultar y valorar.

• Deben firmar la conformidad con su contenido, en los aspectos que les competan, los responsables previstos en el circuito documental previsto. En el propio impreso debería constar tal circuito a fin de garantizar la actuación de personas y/o departamentos afectados.

• Debe incorporar “propuesta de medidas correctoras” y, en su caso, quien las realizará y plazos previstos de ejecución.

• Se pueden incorporar datos que permitan analizar y conocer los “costes estimados” del accidente.

Una correcta y completa gestión de la prevención a nivel de empresa tiene que permitirle conocer “cuanto le cuestan los accidentes”; incorporando junto a los datos de los “costes directos”, fácilmente estimables, cuestiones que permitan aproximarse al conocimiento lo más ajustado posible de los “costes indirectos”.

foto_soniaSonia García Romero.
Coordinadora de Seguridad y Salud y Técnica de Prevención en búsqueda activa de empleo.
Tfno.: 639.454.354
Email: sgarcia040675@hotmail.com
Linked-in: https://www.linkedin.com/profile/view?id=121082063

About the Author

Sonia García Romero

No Comments

Deja un comentario

Uso de cookies

Usamos cookies propias y de terceros, con finalidades de análisis, seguridad y gestión de preferencias. Si continua navegando, entendemos que acepta nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies